Galería

Blog: Cómo aprobar un examen de Colocación avanzada: edición de historia de los Estados Unidos

Columna del editor

Isaac Mejia es el editor de relaces de Ethic News.

Por ISAAC MEJÍA

Entre los estudiantes de secundaria, la Historia de los Estados Unidos de Colocación Avanzada probablemente se considere una de las clases AP más fáciles. Pero también es una de las clases AP que requiere que los estudiantes aprendan y retengan una gran cantidad de contenido. Con nueve períodos de tiempo históricos que se cubren a lo largo del año escolar, puede ser fácil perderse en el mar de fechas y personas. Aquí hay cuatro consejos que seguí para obtener un cuatro en el examen. 

1) Vídeos

Para APUSH, le recomiendo que vea el canal de Youtube de Jocz Productions. Este canal es administrado por un maestro que enseña APUSH y sube videos que se correlacionan con tres libros de texto populares de historia de la escuela secundaria, incluidos American Pageant, American History brinkley edition y American History Henretty edition. Si tu profesor te obliga a leer el libro de texto del colegio o enseña por capítulos, estos vídeos son perfectos para ti. Él le proporciona las personas, los lugares y los eventos más destacados que necesita para el examen AP. Puede usarlos como evidencia en ensayos de respuesta corta, ensayos de preguntas basados ​​en documentos y ensayos de preguntas de respuesta larga. Sin embargo, sus videos son bastante largos (entre 15 y 40 minutos), pero siempre puedes cambiar la velocidad de reproducción a tu gusto. A veces tu profesor no enseña todas las unidades que necesitas para el examen o quizás no te gusta su estilo de enseñanza. Cualquiera que sea el caso, estos videos son una fuente confiable a la que puede recurrir para obtener contenido. 

2) Lee y escribe a tu favor 

En cada unidad, mi profesor de APUSH me entregaba una lista de lo que él llamaba “identificaciones”. Estas identificaciones (Id’s para abreviar) eran los nombres de personas destacadas, eventos y elementos que influyeron en el período de tiempo histórico que estábamos aprendiendo. Luego, para cada identificación, nos vimos obligados a escribir párrafos sobre quién era, qué hacían, cuándo lo hacían y cómo los influía social, económica y políticamente.

Mi recomendación para ti es que te centres en el cómo. Para cada “identificación” que considere importante, escriba cómo influyó en el período de tiempo. Al hacer esto, está practicando el análisis de escritura que se necesita para sus DBQ y LAE. Con el tiempo, esto te facilita escribir ensayos porque tienes que recordar y reescribir lo que ya has escrito antes. Lleva mucho tiempo, pero escribir dos o tres oraciones sobre un tema hace una gran diferencia al final. 

3) Tarjetas didácticas

En pocas palabras, APUSH es un juego de memoria. Tienes que memorizar todo. Haz tarjetas para cada persona importante, lugar, evento y más. Sé que sueno como un disco rayado, pero hacer tarjetas y revisarlas periódicamente te ayudará a recordar temas que pueden usarse como evidencia en tus ensayos. Se espera que escriba tres ensayos en un corto período de tiempo; por lo tanto, la capacidad de recordar evidencia de la parte superior de su cabeza le hará la vida más fácil. Puedes organizar las flashcards, digitales o manuscritas, por unidades y repasarlas dos días a la semana. 

4) Libro de reseñas 

Como siempre, recomiendo comprar un libro de revisión de Princeton Review, preferiblemente la edición del año en que realizará el examen. Le proporcionarán toda la información que necesita para tener éxito y la cantidad de práctica de opción múltiple y preguntas de ensayo es invaluable. Recuerde tomarse el tiempo en cada ensayo de práctica. Aunque es posible que no termines un ensayo a tiempo, te ayudará a controlar qué tan rápido estás escribiendo y cómo puedes mejorar en el futuro. Cuanto más practiques, mejor te irá en el examen AP real.

Galería

Blog: 2022, el año del regreso

Columna del editor

Emily Walos es directora ejecutiva y directora editorial de Citrus Valley High School for Ethic News.

Estos son los rostros de la clase de 2022. Cada uno de ellos con sus propias historias, sus propias personalidades, sus propias perspectivas. Estos adultos mayores de Citrus Valley incluyen: Sierra Alexi, Eric Mollenkopf, Maura Abulkheir, Aryannah Gonzalez, Steve Gutierrez, Austin Limon, Le Telier Phillips, Fatima Ortiz, Andrew Castillo, Emerson Sutow, Delilah Perez, Elena Ramirez, Jaylene Ramirez, Jocelyn Montiel, Kayla Sultan, Verites Miller, Jenna Negrete, Kiara Callender, Jeremy D’Ambra, Mia Hale, Kaley Jennings, Kalani Allen, Katelyn Mast, Itzel Zaragoza Gomez, Karissa McDonald. (EMILY WALOS/ Foto de Ethic News)

Mi historia:

Tengo solo seis meses más antes del supuesto cambio más grande de mi vida; sin embargo, mi vida ya tomó este cambio a los 15 años, cuando mis compañeros de clase y yo pensamos que habíamos obtenido una semana extra de vacaciones de primavera. 

Estaba en mi segundo período de clase de matemáticas de honores cuando escuché por primera vez sobre esta nueva enfermedad altamente contagiosa que estaba dominando los países asiáticos y lentamente se dirigía a los Estados Unidos. Mis amigos estaban en el equipo de atletismo y esperaban que, por algún milagro, sus entrenadores cancelaran una práctica o dos. 

Llegaron las vacaciones de primavera, y en la segunda semana, todos en el Distrito Escolar de Redlands recibieron correos electrónicos y llamadas telefónicas de emergencia, informándoles del cierre de la escuela para la semana siguiente. Cuando escuché esta noticia por primera vez, estaba egoístamente extasiado; en ese momento no entendía completamente la gravedad que COVID-19 tendría no solo en mi vida sino en la de miles de millones de personas en el mundo. 

Una semana extra, se convirtió en dos, se convirtió en tres, se convirtió en lo que parecía indefinidamente. Había temor por la clase de 2020 ya que su experiencia en la escuela secundaria pasó de lo ordinario a lo histórico. Sus últimos meses de escuela secundaria, incluidos algunos de los momentos más importantes de sus vidas, como la graduación, fueron cancelados.  

Ahora, vi esta horrible oportunidad del destino para la clase de 2020, sin embargo, tenía esperanza para la clase de 2021 y mi tercer año. Esa esperanza fue aplastada con el anuncio del resto del año escolar 2020-2021 en educación a distancia. Durante mi tercer año no salí mucho de mi casa, ya que mi madre siguió estrictamente las pautas de cuarentena y COVID, ya que tengo abuelos ancianos, primos jóvenes y una sobrina joven que estaban en alto riesgo. Mi mejor amiga y yo incluso nos poníamos en cuarentena dos semanas antes y después de vernos. 

Después de las vacaciones de Acción de Gracias, acepté que no volvería a la escuela ese año y finalmente me sentí cómodo con mi rutina de aprendizaje a distancia; pero, vino una nueva esperanza. El CDC anunció que se permitiría reanudar los deportes de la escuela secundaria con la regulación adecuada. Para mí, un nadador universitario, esto fue un acto de bendición, pero también motivo de consternación. Sin embargo, mi temporada de natación transcurrió sin problemas y parecía ser el único atisbo de normalidad que tuve en todo el año escolar.

Entonces hubo un anuncio inesperado. Todos los maestros, el personal de la escuela y algunos estudiantes voluntarios debían regresar a la clase en persona, con solo unas pocas semanas más en el año escolar.

En este punto, estaba completamente vacunado y los números de COVID estaban cayendo, sin embargo, todavía no estaba dispuesto a correr el riesgo. Elegí no optar por la devolución, ya que finalmente también me había sentido cómodo con mi aprendizaje en casa. 

La clase de 2021 iba a recibir su graduación, por supuesto con restricciones y un mandato de máscara. Esta fue la única experiencia senior semi-ordinaria que tuvo la clase.  

Pasó el verano y era casi la hora de regresar a la escuela para mi último año de secundaria. Estaba asustado. Miedo de que mi experiencia en la escuela secundaria se redujera a la de un primer año y un segundo año parcial.  

Recibimos la noticia sobre el próximo año escolar y el veredicto fue: la escuela reabrirá para todos los estudiantes para el año escolar 2021-2022. Mis amigos y yo estábamos extasiados. 

Regresar fue casi extraño, no porque me hubiera ido tanto tiempo, sino porque las viejas caras que había venido a aprender y amar desaparecieron. Ahora había una multitud completamente nueva y se esperaba que yo, junto con el resto de la clase de 2022, fuéramos los líderes del campus y mostráramos un ejemplo de cómo actuar como estudiante de Citrus Valley High School. 

Expectativas: 

Crecer, ser fuerte, dar ejemplo, esto debería ser normal. No, esto no es normal. 

Desde el momento en que 2022 ingresó al campus, se comprometieron con el rol y las expectativas de un estudiante maduro. 

En circunstancias normales, las expectativas que recaen sobre los estudiantes de último año son completamente razonables, sin embargo, para 2022, cuando se fueron, eran estudiantes de segundo año, la mayoría de los 15 años. Todavía estaban aprendiendo lo que significaba ser un estudiante de secundaria, observando cómo se veía la madurez, viendo cómo enorgullecerse de su escuela y hacer la suya propia. 

Fueron despojados de ese año y medio virtual para desarrollar la mentalidad adecuada para envejecer como una persona mayor. 

Cuando todos regresaron no eran los mismos estudiantes que habían sido cuando se fueron, como el resto de la población escolar se enfrentaron a la tragedia y el horror que traía el COVID. 

Sin embargo, fueron los adultos en el campus quienes trataron de actuar como si solo estuvieran regresando de un receso más largo, como el invierno o el verano. Intentaron poner sus caras felices a través de sus máscaras y pretender que este era cualquier otro año normal; pero no lo es. 

Este año no es normal. Ellos (la clase de 2022) acaban de enfrentar una de las cosas más aterradoras por las que un niño, o cualquier adulto, podría pasar. El miedo al aislamiento, la enfermedad y la muerte. Creer que todos podrían regresar de esta experiencia sin cambios es histérico. 

No se levantó la presión de los mayores. Las universidades aún esperaban sus altos promedios de calificaciones, horas de voluntariado y actividades extracurriculares. Las escuelas secundarias aún esperaban que se cumplieran todas las responsabilidades de un estudiante de último año. Los adultos esperaban adultos jóvenes maduros y trabajadores, con la esperanza de liberarlos en la sociedad en unos pocos meses. 

A través del proceso de tiempo y experiencia, sí, los adultos mayores maduraron. Sin embargo, esa madurez no vino de las experiencias de generaciones pasadas sino de una época de lo desconocido. En la forma de hacer frente a un mundo en constante cambio y pérdida, las personas mayores han construido un muro de fortaleza. Es cuando se trata de la madurez de los principios sociales que faltan. Esto no es su culpa de ninguna forma, es simplemente el resultado de estar separados de la sociedad durante más de un año y medio viviendo en un mundo de terror. 

Es como si todos los adolescentes de 2020-2022 estuvieran atrapados en una cápsula del tiempo, y cuando esta cápsula del tiempo finalmente se abrió, era un lugar de tiempo completamente nuevo. 

Convertirse en un estudiante de último año viene con algunos de los momentos más prometedores de la escuela secundaria; y los adultos de las escuelas han estado prometiendo estos eventos legendarios a los estudiantes de último año haciéndose ilusiones, sin embargo, estas promesas están vacías. Todas las personas mayores todavía viven con miedo cada momento de que su año les sea arrebatado, como lo fue para la clase de 2021. Es el hecho de que 2022 está recibiendo esta falsa esperanza de los adultos a quienes admiran y confían lo que es lo que hace que esta vez sea verdaderamente terrible.

Esto plantea la pregunta, ¿deberían los adultos ser francamente honestos, que no están seguros de los tiempos que se avecinan? ¿Los estudiantes apreciarán esto más o simplemente crearán pesimismo hacia los días que quedan para la clase de 2022? Esta incertidumbre habla de la madurez de 22 y muestra la vulnerabilidad de la época; demostrando que la normalidad aún no ha llegado. 

Ahora, es 2022 y el año de graduación para los estudiantes de último año; la presión está encendida. Es la recta final en la adolescencia. Tienen las presiones del mundo sobre ellos, ya que se espera que cumplan con las responsabilidades de la edad adulta ya no «un día en el tiempo», sino exactamente en seis meses. Este supuesto tiempo de prosperidad y aventuras juveniles está siendo corrompido por el miedo y la angustia a medida que los casos de COVID vuelven a aumentar, lo que hace que la clase de 2022 se pregunte si se les acabó el tiempo.

Galería

Cómo aprobar un examen de nivel avanzado: Edicion quimica

Columnas del editor

Isaac Mejia es el editor de destacados de Ethic News

Los cursos avanzados de colocación pueden ser difíciles y la química es famosa por ser una de las clases AP más difíciles que las escuelas secundarias tienen para ofrecer. Sin embargo, una estrategia efectiva y una preparación temprana pueden hacer que aprobar el examen sea mucho más factible. Aquí hay algunos consejos prácticos que realmente me ayudaron a obtener un cinco en el examen de química AP.

1. Libro de revisión

Comprar un libro de revisión es esencial para aprobar el examen. Un libro de revisión incluye múltiples exámenes de práctica completos, preguntas de práctica de opción múltiple (MCQ) y práctica de preguntas de respuesta libre (FRQ) para cada unidad.

En mi opinión, la marca de libros, The Princeton Review, es una opción más confiable que la de Barron. (ISAAC MEJIA/ Ethic News)

Pero,  ¿qué revisión debo comprar? Aconsejo a la marca Princeton Review de libros de revision, preferiblemente el número del año en que tomarás el examen. Por ejemplo, tome el examen en 2021, así que obtuve el libro de revisión 2021. Las preguntas de opción múltiple y respuesta gratuita se adaptan específicamente al plan de estudios de AP y proporcionan casi exactamente las mismas preguntas que recibí en el examen. Si bien algunas personas podrían recomendar el libro de revisión de química AP de Barron, yo no lo hago. Personalmente cometí el error de comprar el libro de revisión de Barron primero y terminé comprando Princeton Review de todos modos, porque sentí que Barron ‘s no se correlacionan con el plan de estudios tan precisamente como me hubiera gustado.

Los libros de revisión son asequibles y perfectos para utilizar justo antes de las pruebas de capítulos y unidades en clase. Puedes comprarlos en Amazon y deberías comprar uno tan pronto como comience la escuela: cuanto antes, mejor.

2. Notas diarias en video de AP

Captura de pantalla del sitio web de College Board que muestra cómo los videos diarios se organizan cronológicamente dentro de cada unidad. (ISAAC MEJIA/ Ethic News)

Las notas de AP Daily Video son notas que la Junta Universitaria proporciona a los estudiantes. Proporcionan una visión general de cada concepto dentro de las nueve unidades y le dicen específicamente lo que necesita saber para el examen. No deben actuar como su única fuente de notas; deben usarse además con las notas de su maestro. Después de tomar notas sobre un tema específico, refuerce viendo los videos el mismo día o un par de días después. Esto te obliga a revisar el mismo material más de una vez. Mantiene los conceptos frescos en tu mente y puede proporcionarte información importante que tu profesor podría no proporcionar.

3. Tarjetas de memoria

Hay mucha información que se espera que aprendas a lo largo del año escolar y recordar términos clave simples se puede desechar fácilmente. Sin embargo, conocer estos términos es útil, porque prevalecen en toda la sección de opción múltiple y libre respuesta de la prueba. El uso de tarjetas y la repetición espaciada le ayudará a aprender definiciones concretamente y evitará que confunda temas entre sí. Las tarjetas de vocabulario deben ser específicas para sus necesidades individuales.

4. Descanso Primavera 

Un componente importante que me ayudó a obtener una puntuación alta en el examen fue revisar en el momento adecuado. Si bien se supone que las vacaciones de primavera son un “descanso” de la escuela, también es el momento perfecto para comenzar a revisar el material cubierto, porque le brinda la oportunidad de centrarse únicamente en revisar las unidades que su maestro ha cubierto hasta ese momento. Para cuando se acerque la prueba el próximo mes, la revisión será más fácil y menos abrumadora. Los temas ya estarán frescos en tu mente y estarás por delante del juego.

5. Momento

Este es un consejo simple pero subestimado. Tiempo para ti mismo cuando practiques tomar MCQ y FRQ, para que la crisis de tiempo del examen real no sea un problema.

6. Pruebas de práctica

Práctica MCQ y práctica FRQ son necesarias para pasar la prueba. Si bien su libro de revisión debería poder proporcionarle algunos, cuanto más, mejor. El College Board proporciona pruebas de práctica de “control de progreso” que incluyen tanto MCQ como FRQ para cada unidad. Los hice todos. Además, las FRQ de años anteriores están disponibles en Google para usar si quieres más.

El diseño actualizado 2021 de la Junta Universitaria tiene comprobaciones de progreso ubicadas al final de cada unidad y requiere que los maestros las desbloqueen para uso de los estudiantes. Las comprobaciones de progreso pueden ayudar a los estudiantes a identificar los conceptos que están sobresaliendo y los conceptos que necesitan mejorar. (ISAAC MEJIA/ Ethic News)

Finalmente, recomiendo tomar un examen AP de práctica de larga duración antes de la prueba real. Esto te ayudará a medir lo que sabes y lo que necesitas para estudiar más. Le proporcionará una idea de cuánto tiempo dura realmente la prueba y la hará menos intimidante porque ya sabrá qué esperar.

Cada uno tiene su propia estrategia para conquistar el examen AP y las técnicas de estudio de todos son diferentes. Sin embargo, creo que estos seis consejos te ayudarán a aprobar el examen con un cinco.

Read this article in English here: https://ethic-news.org/2021/09/24/column-how-to-pass-an-advanced-placement-exam-chemistry-edition/

Columna: Activismo con Ari – Cómo la cultura del trastorno alimentario podría estar afectando su vida

¿Cómo le afectan los trastornos alimentarios? (ARIANA GHALAMBOR/ arte de La Plaza)

Por ARIANA GHALAMBOR

Los trastornos alimentarios son un espectro de condiciones psicológicas que provocan hábitos alimentarios poco saludables y relaciones con los alimentos. Los trastornos alimentarios a menudo pueden causar graves consecuencias para la salud que pueden ser irreversibles, como la muerte. Afortunadamente, los trastornos alimentarios se pueden tratar y la recuperación siempre es posible con las condiciones y el plan de tratamiento adecuados. Pueden deberse a varios factores diferentes. La nueva evidencia sugiere que los trastornos alimentarios a menudo se correlacionan en las familias y que la herencia puede desempeñar un papel en los hábitos alimentarios y la imagen corporal, pero no todas las personas con un trastorno alimentario tienen antecedentes familiares. Los comportamientos comunes en los trastornos alimentarios son la ingesta limitada de alimentos, atracones, ejercicio excesivo con el propósito de perder peso, dieta excesiva, purgas, miedo a engordar, problemas con la imagen corporal y negación de tener una mala relación con la comida. Los trastornos alimentarios pueden ser causados ​​por muchos factores diferentes y el trastorno y los hábitos alimentarios de cada persona son únicos para cada individuo. La sociedad y la cultura se han identificado como uno de los principales factores que conducen al desarrollo de trastornos alimentarios. Las tasas de estos trastornos parecen variar entre diferentes culturas y cambiar a lo largo del tiempo a medida que evolucionan las culturas. Además, los trastornos alimentarios parecen estar más extendidos entre los grupos culturales contemporáneos de lo que se creía anteriormente.

Cultura del Trastorno Alimentario y Vida Universitaria 

Los trastornos alimentarios se normalizan con mucha frecuencia en los colegios y universidades que parecen desencadenar patrones alimentarios desordenados. Se ha visto que los rituales de novatadas en las hermandades de mujeres desencadenan “Algunas de las promesas femeninas en Young Harris College, un pequeño lugar en la zona rural de Georgia, dieron un paso al frente cuando las novatadas se volvieron demasiado inquietantes para manejar. Los juramentos se vieron obligados a correr por el campus en ropa interior, pararse en un charco de agua con desechos humanos en él, y quizás lo peor para su autoestima, se vieron obligados a sentarse desnudos en una lavadora mientras sus hermanas de la hermandad de mujeres rodeaban y marcaban cualquier lugar. manchas que se movían. Los abusos físicos en las novatadas son lo suficientemente terribles, pero algo así podría tener graves repercusiones en los años venideros e incluso dar lugar a problemas graves como los trastornos alimentarios. No podemos entender quién pensaría que era una buena idea, aunque, al menos, esas promesas particulares decidieron unir fuerzas y dar a conocer lo que estaban experimentando.

El «Freshman 15» es la creencia de que los estudiantes universitarios a menudo aumentan 15 libras en su primer año. Una búsqueda en Google del término en noviembre de 2006 arrojó 203.000 enlaces y muchos artículos en línea describen métodos para evitarlo. Este tipo de términos pueden perpetuar la insatisfacción con la idea de aumentar de peso cuando es un fenómeno natural tan normal que suceda, especialmente en un momento en que el cuerpo necesita crecer. Las edades de 17 y 18 son un momento importante para que el cuerpo crezca y finalice los desarrollos a medida que un individuo alcanza la edad adulta. Una perspectiva negativa del crecimiento puede provocar una serie de problemas psicológicos. Según la Biblioteca Nacional de Medicina de Pubmed, “49 estudiantes de primer año de una pequeña universidad de artes liberales completaron el estudio al completar cuestionarios y datos de salud al comienzo y al final de su primer año en el campus. Los hallazgos no revelaron un aumento de peso significativo al final del año. Se descubrió que el mito de «Freshman 15» juega un papel importante en la perpetuación de las actitudes negativas hacia el peso. Los estudiantes de primer año que estaban preocupados por aumentar 15 libras eran más propensos a pensar en su peso, tener una imagen corporal más pobre que otros y categorizarse a sí mismos como con sobrepeso «. Esto expresa aún más la preocupación que tienen los psicólogos por los estudiantes universitarios que ingresan debido a que la sociedad moderna causa aún más problemas de imagen corporal en los estudiantes jóvenes, y más predominantemente en las mujeres. “La universidad puede ser una época de mucha emoción y estimulación y también mucho estrés”, explica el Dr. Baker, psicofarmacólogo de niños y adolescentes.

«Les pide a los jóvenes que aún no son adultos que actúen de una manera muy adulta, especialmente si están lidiando con una enfermedad mental y de repente tienen que comenzar a manejarla por su cuenta». El estrés que la universidad puede causar en un individuo puede ser perjudicial si no se afronta adecuadamente: los estudiantes universitarios adoptan un nuevo contexto social, se enfrentan a una vida independiente y administran un nuevo horario de clases universitarias, lo que puede desencadenar ansiedad y nuevas enfermedades mentales. El Dr. Douglas Bunnell, director clínico del centro de tratamiento de Monte Nido en Nueva York dice que, «si tienes una gran dosis de ansiedad y estás en un entorno social, y estás constantemente expuesto al ideal de cuerpo delgado, eso es una tormenta perfecta de convergencia de factores que pueden llevar a un individuo vulnerable a un trastorno alimentario «. Los trastornos de la alimentación completamente desarrollados suelen comenzar entre los 18 y los 21 años de edad, según la Asociación Nacional de Trastornos de la Alimentación (NEDA). La asociación estima que entre el 10% y el 20% de las mujeres y entre el 4% y el 10% de los hombres en la universidad padecen un trastorno alimentario, y las tasas van en aumento.

Frases que son perjudiciales para las personas que padecen trastornos alimentarios:

“¿Porque No Solo Comes?”

Ahhh, el clásico «¿Por qué no comes?» en respuesta a alguien que describe / expresa su trastorno alimentario … si tan solo fuera así de simple. Los trastornos alimentarios son enfermedades mentales graves y complejas que no deben descartarse de esta manera.La idea de que alguien lucha por nutrir su cuerpo con alimentos parece ilógica e incomprensible para muchas personas porque parece una acción tan simple y primitiva. Es muy confuso cuando su ser querido no come. Incluso podría ser tentador decir: «¿Por qué no simplemente comes?», Pero muchas personas con trastornos alimentarios luchan con la imagen corporal y sienten un miedo o una incomodidad genuinos cuando se encuentran con la comida. La gente puede pensar que un argumento lógico puede «arreglarlo», pero esta frase puede culpar y provocar vergüenza. Cuando le preguntas a alguien con un trastorno alimentario por qué no quiere comer, es mucho más profundo: debes considerar que esta enfermedad va más allá de simplemente comer y que es mucho más psicológico que físico.

«¡Te ves genial / saludable / mejor que nunca!»

Aunque parece lo correcto porque a menudo se lo ve como un cumplido, los pacientes con trastornos alimentarios informan una y otra vez que este es un comentario increíblemente desencadenante. Cuando elogias su apariencia, también estás felicitando y alentando sus comportamientos y el sufrimiento por el que pasan para que se vean de esa manera. En última instancia, la belleza debe dejarse a la discreción del individuo y la «salud» no se puede ver físicamente. Incluso si una persona se ve físicamente saludable porque es «delgada», no significa que pueda estar sufriendo daños graves y potencialmente mortales para alcanzar el peso deseado.

«¿Qué dieta estás siguiendo?»

¿Este siquiera necesita ser explicado? Nuestra sociedad elogió la pérdida de peso y la gente constantemente quiere conocer la mejor y más nueva forma de perder peso. Sin embargo, si una persona con un trastorno alimentario está perdiendo peso y recibe comentarios positivos de otras personas sobre la pérdida de peso, esto puede fomentar conductas alimentarias desordenadas. Probablemente sea mejor no felicitar a las personas por su apariencia, especialmente el peso. Concéntrese en las cualidades de la persona que no están relacionadas con la apariencia. Por ejemplo, uno podría tener la tentación de decir «Ah, te ves tan bien, ¿en qué dieta estás?» (Porque la persona podría estar interesada en participar en lo que sea que haya hecho para lograr este físico), pero la persona a la que se le dice esto podría ser pensando en una serie de cosas diferentes como «Debo seguir participando en estos comportamientos porque se considera deseable en mi sociedad» o «Mi peso es deseable a expensas de mi salud física y mental y mi bienestar general». Mientras que si optaste por otro cumplido para la persona, como «Me alegro mucho de verte, siempre eres una presencia tan feliz y tranquila», eso no les inflige ningún comportamiento pro-trastorno alimentario ni los hace sentir valorados. como ser humano.

“¿Esto me hace ver gorda?

Evite «hablar gordo» de usted mismo o de los demás en todo momento. Muchas personas con trastornos alimentarios ya son muy conscientes de lo que comen las personas a su alrededor, cuánto pesan y cómo se ven con la ropa para empezar. Al hacer estos comentarios, estás perpetuando aún más la idea de que estar «gordo» es algo malo y deformando su opinión sobre lo que realmente es «gordo» porque todas estas son interpretaciones y perspectivas personales. Comentar negativamente sobre su propio cuerpo puede hacer que una persona con anorexia o bulimia se centre aún más en los problemas de peso y alimentación. En cambio, concéntrate en aceptarte tal como eres y promover la positividad corporal.

Cómo puede promover la positividad corporal y detener la propagación de los trastornos alimentarios:

La promoción de la positividad corporal se puede expresar de muchas maneras diferentes, incluido el diálogo interno positivo, la normalización de cosas como las estrías, la caída de la cadera, el aumento de peso y las relaciones saludables con la comida y el ejercicio. Estos pequeños comentarios o expresiones pueden ayudar a validar a las personas con y sin trastornos alimentarios y hacer. El “movimiento de positividad corporal” La positividad corporal desafía los estándares poco realistas de belleza presentes en los medios al fomentar la aceptación de diversos tamaños y apariencias corporales. La idea de la positividad corporal promueve la idea de que todos los cuerpos son buenos cuerpos y amor propio. Cuando las personas dicen cosas negativas sobre su propia apariencia, pueden crear un ambiente incómodo y recordar a aquellos que ya son conscientes de sí mismos que desconfíen de cómo los perciben los demás. Una forma en que las personas pueden expresar positividad corporal es a través de las plataformas de redes sociales que inspiran a quienes dejen de juzgarse a sí mismos, pero no es necesario que se publique para que todos lo vean. La positividad corporal se puede manifestar mediante afirmaciones como: “Mi cuerpo me permite ver el mundo, digerir la comida que disfruto comiendo, ejercitarme, expresarme” entre muchas otras frases diferentes. En última instancia, no hay forma de que la sociedad pueda eliminar por completo los trastornos alimentarios debido a la cultura profundamente arraigada que se ha traído a la sociedad durante más de un siglo, pero tener discusiones importantes sobre los trastornos alimentarios para ayudar a difundir la conciencia y reducir el estigma podría ayudar inmensamente a la sociedad a recuperarse. la comprensión de que los trastornos alimentarios son enfermedades graves que no deben ser dramatizadas ni glorificadas.

Para obtener más ayuda, visite un sitio web como NEDA.com para obtener información educativa sobre los trastornos alimentarios (por ejemplo, señales de advertencia, síntomas, causas) y acceso a terapeutas y profesionales de la salud mental. También puede visitar la Línea Nacional de Ayuda para Trastornos de la Alimentación llamando al (800) 931 - 2237 de lunes a jueves de 11 a.m. a 9 p.m. o enviando un mensaje de texto a este número de lunes a jueves a las 3 p.m. - 6 p.m. Hora del este. Para situaciones relacionadas con crisis, puede enviar un mensaje de texto con la palabra “NEDA” al 741741 para conectarse con un voluntario capacitado.

Read this article in English here: https://laplaza.press/2021/04/06/column-activism-with-ari-how-eating-disorder-culture-might-be-impacting-your-life/

Column: Activism with Ari – How eating disorder culture might be impacting your life

How are eating disorders affecting you? (ARIANA GHALAMBOR/ La Plaza art)

By ARIANA GHALAMBOR

Eating disorders are a spectrum of psychological conditions that cause unhealthy eating habits and relationships with food. Eating disorders can often cause serious health consequences that may be irreversible such as fatality. Fortunately, eating disorders are treatable and recovery is always possible with the right conditions and treatment plan. They can be caused by several different factors. New evidence suggests that eating disorders are often correlated in families and that heredity may play a role in eating habits and body image, but not every individual with an eating disorder has a family history. Common behaviors in eating disorders are limited food intake, binging, excessively exercising for the purpose of losing weight, excessive dieting, purging, fear of being “fat,» problems with body image and denial of having a bad relationship with food. Eating disorders can be caused by many different factors and each person’s eating disorder and habits are unique to the individual. Society and culture have been identified as one of the biggest factors leading to the development of eating disorders. Rates of these disorders appear to vary among different cultures and to change across time as cultures evolve. Additionally, eating disorders appear to be more widespread among contemporary cultural groups than was previously believed.

Eating Disorder Culture and College Life

Eating disorders are so often normalized in colleges and universities that seem to spark disordered eating patterns. Hazing rituals in sororities have been seen to spark “Some of the female pledges at Young Harris College, a small spot in rural Georgia, stepped forward when hazing got too disturbing to handle. Pledges were forced to run across campus in their underwear, stand in a pool of water with human waste in it, and perhaps worst for their self-esteem, they were forced to sit naked on a washing machine while their sorority sisters circled and marked any spots that jiggled. The physical abuses in hazing are terrible enough, but something like that could have severe repercussions for years to come, and even yield to serious issues like eating disorders. We cannot understand who would think that was a good idea — although, at least those particular pledges decided to join forces and come forward about what they were experiencing.

The “Freshman 15” is the belief that college students often gain 15 pounds in their first year. A Google search of the term in November 2006 yielded 203,000 links, and many online articles describe methods to avoid it. These kinds of terms can perpetuate a dissatisfaction with the idea of gaining weight when it is such a normal, natural phenomena to happen especially at a time when the body needs to grow. The ages 17 and 18 are an important time for the body to grow and finalize developments as an individual reaches adulthood. A negative outlook on growth can cause a number of psychological issues. According to Pubmed’s National Library of Medicine, “49 incoming freshmen at a small liberal arts college completed the study by filling out questionnaires and health data at the beginning and end of their 1st year on campus. The findings revealed no significant weight gain at the end of the year. The «Freshman 15» myth was found to play an important role in perpetuating negative attitudes toward weight. Freshmen who were concerned about gaining 15 pounds were more likely to think about their weight, have a poorer body image than others, and categorize themselves as being overweight.” This further expresses the concern psychologists have for incoming college students because of modern society further causing body image problems on young students, and more predominantly women. “College can be a time of a lot of excitement and stimulation and also a lot of stress,” explains Dr. Baker, a child and adolescent psychopharmacologist. “It asks young people who are not yet adults to act in a very adult way, especially if they’re contending with mental illness and suddenly have to begin managing it on their own.” The stress college can cause on an individual can be detrimental if not coped with properly: college students take on a new social context, deal with independent living, and manage a new college class schedule, which can trigger anxiety and new mental illnesses. Dr. Douglas Bunnell, clinical director of the Monte Nido treatment center in New York says that, “if you have a heavy dose of anxiety and you’re in a social environment, and you’re constantly exposed to the thin body ideal, that’s a perfect storm convergence of factors that can drive a vulnerable individual into an eating disorder.” Fully developed eating disorders will typically begin between 18 and 21 years of age, according to the National Eating Disorders Association (NEDA). The association estimates that between 10% to 20% of women and 4% to 10% of men in college suffer from an eating disorder, and rates are on the rise.

Phrases that are harmful to individuals suffering from eating disorders:

“Why Don’t You Just Eat?”

Ahhh, the classic “Why don’t you just eat?” in response to someone describing/expressing their eating disorder…if only it were that simple. Eating disorders are serious, complex mental illnesses that should not be dismissed in this manner. The idea that someone struggles to nourish their bodies with food seems illogical and beyond understanding for many people because it seems like such a simple, primitive action. It is very confusing when your loved one will not eat. It might even be tempting to say, “Why don’t you just eat?”, but many people with eating disorders are struggling with body image and feel a genuine fear or discomfort when encountered with food. People may think that a logical argument can «fix” it, but this phrase can be blaming and shame-inducing. When you ask someone with an eating disorder why they will not eat, it is much deeper: you must consider that this illness goes beyond simply eating and that it is far more psychological than it is physical. 

“You Look Great/Healthy/Better Than Ever!”

Although it seems like the right thing to say because it is often viewed as a compliment, eating disorder patients report time and time again that this is an incredibly triggering comment. When you compliment their looks, you are also complimenting and encouraging their behaviors and the suffering that they go through to look that way. Ultimately, beauty should be left to the individual’s discretion and “healthiness” cannot be physically viewed. Even if a person physically looks healthy because they are “thin”, does not mean that they could be incurring serious, life-threatening damages to get to their desired weight. 

“What Diet Are You On?”

Does this one even need to be explained? Our society praises weight loss and people constantly want to know about the newest and best way to lose weight. However, if a person with an eating disorder is losing weight and gets positive feedback from other people about weight loss, this can encourage disordered eating behaviors. It is probably best not to compliment people based on their appearance at all- especially weight. Focus on non-appearance related qualities of the person. For example, one might be tempted to say “Ah you look so good, what diet are you on” (because the person might be interested in participating in whatever that other person did to achieve this physique) but the person being told this could be thinking a number of different things like “I should continue to partake in these behaviors because it is deemed desirable in my society” or “My weight is desirable at the expense of my physical and mental health and overall wellbeing”. Whereas if you opted for another compliment to the person, like “I’m so glad to see you, you’re always such a happy and calm presence” it does not inflict any pro-eating disorder behaviors onto them and make them feel valued as a human being.

“Does This Make Me Look Fat?”

Avoid «fat-talking» about yourself or others at all times. Many people with eating disorders are already hyper-aware of what people around them are eating, how much they weigh, and how they look in their clothing to begin with. By making these comments, you are further perpetuating the idea that being “fat” is a bad thing and warping their opinion on what “fat” really is because these are all personal interpretations and perspectives. Commenting negatively on your own body can make a person with anorexia or bulimia even more focused on weight and food issues. Instead, focus on accepting yourself as you are and promoting body positivity.

How you can promote body positivity and stop the spread of eating disorders: 

Promoting body positivity can be expressed in many different ways including positive self talk, normalizing things like stretch marks, hip dips, weight gain, and healthy relationships with food and exercise. These small comments or expressions can help validate people with and without eating disorders and make. The “body positivity movement” Body positivity challenges the unrealistic standards of beauty present in the media by encouraging the acceptance of diverse body sizes and appearances. The idea of body positivity promotes the idea that all bodies are good bodies and self-love. When people say negative things about their own appearance, it can create an awkward environment and remind those who are already self conscious to be wary of how they are perceived by others. One way people can express body positivity is through social media platforms which inspire those to stop self-judgement but it doesn’t have to be posted for everyone to see. Body positivity can be shown by self-affirmations such as: “My body allows me to see the world, to digest food that I enjoy eating, exercise, express myself” among many other different phrases. Ultimately, there is no way society can completely eliminate eating disorders because of the deeply engraved culture that has been brought to society for over a century now but having important discussions about eating disorders to help spread awareness and reduce the stigma could immensely help society come to the realization that eating disorders are serious illnesses that should not be romanticized nor glorified.

For more help, please visit website such as NEDA.com to get educational information on eating disorders (ex: warning signs, symptoms, causes) and access to therapists and mental-health professionals. You can also visit the National Eating Disorder Helpline by calling (800) 931 - 2237 Monday - Thursday 11 a.m. - 9 p.m. or texting this number Monday - Thursday 3 p.m. - 6 p.m. Eastern Time. For crisis-related situations, you can text “NEDA” to 741741 to be connected to a trained volunteer. 

Lea este artículo en español aquí: https://laplaza.press/2021/04/06/columna-activismo-con-ari-como-la-cultura-del-trastorno-alimentario-podria-estar-afectando-su-vida/

Columna: Arte con Ari – Reflexionando sobre Inktober la semana uno, no es demasiado tarde para unirse a la diversión del dibujo

Por ARIANA GHALAMBOR

Inktober es un desafío artístico de un mes que se lleva a cabo cada octubre para que los artistas se reúnan en las redes sociales. Fue creado por un artista llamado Jake Parker y el desafío se centra en mejorar las habilidades artísticas y desarrollar hábitos de dibujo positivos. Todos los días durante el mes de octubre, cualquier persona que participe en el desafío Inktober crea un dibujo a tinta y lo publica en línea según el mensaje que se proporciona a principios de mes.

Los avisos oficiales de Inktober 2020 creados por Jake Parker (inktober.com/Jake Parker).

El arte es algo en lo que siempre he querido ser bueno, pero nunca me apliqué realmente. Así que este año, me desafié a mí mismo para participar en Inktober. Mis mayores desafíos en el arte son el «bloqueo del artista» donde me quedo en blanco y no puedo pensar en nada para dibujar, pero como Inktober me da indicaciones, pensé que podría ser útil intentarlo y me daría una comunidad de otros artistas en ese momento también. Este es el intento de mi primera semana en Inktober:

Día uno: El pez

Los peces koi siempre han sido especiales para mí. Son simplemente tranquilos y me hacen sentir libre, dibujé el pez koi alrededor del signo yin-yang porque los peces crearon un círculo entre ellos. Mi inspiración artística fue de Society6.com.

Día dos: El mechón

Me costó pensar qué dibujar para este … pero al final me decidí por dibujar un hada porque siento que son muy delicados y tenues por aire.

Día tres: Voluminoso

Cuando pienso en abultado, pienso en ser abrazado con ropa abrigada junto a una chimenea en un día frío. Así que eso es exactamente lo que dibujé. Esta imagen es una de mis favoritas de la semana hasta ahora porque tiene un efecto muy relajante y fue la más divertida de dibujar.

Día cuatro: El radio

Inmediatamente pensé en la canción «Video Killed the Radio Star» cuando escuché el mensaje del día cuatro. Este dibujo inquietante, pero con un juego de palabras, fue, con mucho, el dibujo más creativo que he hecho. Mi referencia fue el artista Zombik, que apareció en Redbubble.

Día cinco: La espada

Este dibujo se inspiró en la bandera tradicional iraní. Mi familia vivió en Irán durante generaciones, hasta que llegó la República Islámica, por lo que este león (capturado en la bandera anterior) es muy importante para mi familia y para mí. Para nosotros, es un símbolo de libertad y tradición para nuestra cultura. La hoja representa la fuerza de lo que tenía nuestro antiguo país.

Día seis: El roedor

Cuando escuché por primera vez el mensaje «roedor», no podía imaginar qué dibujaría. Realmente no estoy interesado en dibujar una rata infestada de rabia. Después de un rato de lluvia de ideas, se me ocurrió esta versión mucho más linda de una decoración de roedores para Halloween. Quizás este año vaya a pedir dulces por queso.

Día siete: Elegante

Después de volver a ver recientemente la película: «La pesadilla antes de Navidad», sentí que tenía que incorporar al Sr. Jack Skellington aquí en alguna parte. Jack Skellington es elegante porque es el «Rey Calabaza» y puede usar un traje en todas partes. También es el único personaje de la película con su propia mascota (¿recuerdas a Zero?). Este dibujo concluye mi semana de Inktober y no puedo esperar a ver a dónde me lleva el resto de este mes como artista.

Súmate y únete a Inktober la semana tres.

Column: Art with Ari – Reflecting on Inktober week one, it’s not too late to join in on the sketchy fun

By ARIANA GHALAMBOR

Inktober is a month long art challenge that takes place every October for artists to come together on social media. It was created by an artist named Jake Parker and the challenge is focused on improving art skills and developing positive drawing habits. Every day for the month of October anyone participating in the Inktober challenge creates an ink drawing and posts it online based on the prompt given at the beginning of the month. 

The official 2020 Inktober prompts created by Jake Parker (inktober.com/Jake Parker).

Art is something I have always wanted to be good at, but never really applied myself to. So this year, I challenged myself to take part in Inktober. My biggest challenges in art are “artist’s block” where I go blank and cannot think of anything to draw, but since Inktober gives me prompts, I thought it could be helpful to try and it would give me a community of other artists in the time as well. This is my first week’s attempt at Inktober:

Day One: Fish

Koi fish have always been special to me. They are just calm and make me feel free; I drew the koi fish surrounding the yin-yang sign because the fish created a circle between themselves. My art inspiration was from Society6.com.

Day Two: Wisp

I had trouble thinking of what to draw for this one…but ultimately I decided on drawing a fairy because I feel that they are very delicate and wispy by air.

Day Three: Bulky

When I think of bulky, I think of getting cuddled up in warm clothing by a fireplace on a cold day. So that is exactly what I drew. This picture is one of my favorite’s from the week so far because it has a very calming/chill effect and was the most fun to draw.

Day Four: Radio

I immediately thought of the song “Video Killed the Radio Star” when I heard day four’s prompt. This eery, yet pun-intended drawing was by far my most creative drawing I have ever made. My reference was the artist Zombik, who was featured on Redbubble.

Day Five: Blade

This drawing was inspired by the traditional Iranian flag. My family lived in Iran for generations, until the Islamic Republic came into place, so this lion (captured on the previous flag) is very important to my family and I. To us, it is a symbol of freedom and tradition to our culture. The blade represents the strength of what our former country had.

Day Six: Rodent

When I first heard the prompt “rodent” I couldn’t imagine what I would draw. I am not really interested in drawing a gross, rabies-infested rat. After a while of brainstorming, I came up with this much cuter version of a rodent decorating for Halloween. Perhaps he will go trick-or-treating for cheese this year.

Day Seven: Fancy

After recently rewatching the movie: “The Nightmare Before Christmas” I felt like I just had to incorporate Mr. Jack Skellington in here somewhere. Jack Skellington is fancy because he is the “Pumpkin King” and gets to wear a suit around everywhere! He is also the only character in the movie with their own pet (remember Zero?). This drawing concludes my week of Inktober and I cannot wait to see where the rest of this month takes me as an artist.

Jump in and join Inktober week three.

Columna: Activismo con Ari – Básicamente, ¡la homofobia apesta!

Por ARIANA GHALAMBOR

¿Homofobia? ¿No es eso cuando la gente odia a los gays? Es 2020: ¿por qué sigue prevaleciendo? Hablemos de eso. 

La homofobia es el miedo irracional, el odio, la aversión o la discriminación contra las personas homosexuales o el comportamiento percibido. Hay múltiples tipos de homofobia: internalizada, interpersonal e institucional. A veces, la homofobia no es identificable y puede ocurrir de muchas formas diferentes. Según DoSomething, Stonewall UK, el 60% de los estudiantes estadounidenses LGBT + informan que se sienten inseguros en la escuela debido a su sexualidad. En el Reino Unido, solo el 46% de las personas LGBT + sienten que pueden ser transparentes sobre su orientación sexual con sus familias. El 29% de la población mundial cree que las personas que mantienen relaciones homosexuales deberían ser acusadas de crímenes. En más de la mitad de los países del mundo, las personas LGBTQIA + no estan protejidos contra la discriminación por la ley en el lugar de trabajo. En 8 países existen evidencias de condenas a la pena de muerte basadas en la legalidad de la homosexualidad. 72 países de todo el mundo todavía criminalizan la homosexualidad y las relaciones entre personas del mismo sexo. Dejemos que eso se asimile.          

Aunque Estados Unidos legalizó más recientemente el matrimonio entre homosexuales, esto no significa que nuestros ciudadanos estén libres de amenazas, discriminación, prejuicios u odio. Todas las personas que fueron creadas no son iguales. En un país construido sobre la libertad, ¿cómo puede ser esto? Según History.com, uno de los primeros actos de liberación mencionados en defensa de los derechos LGBT + fue fundado por un inmigrante alemán llamado Henry Gerber en Chicago en 1924. Fue la Sociedad de Derechos Humanos, la primera organización documentada de derechos de los homosexuales en los Estados Unidos. Durante el servicio de Gerber en el ejército de los Estados Unidos, se inspiró para crear su organización en el Comité Científico-Humanitario, que era un grupo de emancipación homosexual en Alemania. Su grupo logró pequeños logros, como publicar en el periódico local (el primer boletín informativo de interés gay del país), pero desafortunadamente, las redadas policiales hicieron que el grupo se disolviera al año siguiente.

Los años homófilos. En 1950, Harry Hay fundó la Fundación Mattachine, uno de los primeros grupos de derechos de los homosexuales del país. Fue entonces cuando a la organización de Los Ángeles se le ocurrió el término homófilo, que se utilizó para describir la homosexualidad de una manera menos formal y clínica que se centró en la sexualidad en lugar de la atracción. Este grupo comenzó siendo pequeño, pero con el paso del tiempo sus discusiones y activismo liberaron y empoderaron a muchos hombres de este grupo y comenzaron a florecer hasta que un miembro fundador llamado Dale Jennings fue encarcelado y luego puesto en libertad. Más tarde, Jennings encontró otro grupo llamado ONE, Inc., que también daba la bienvenida a mujeres. Este grupo fue el primero en publicar una revista pro-gay. Años más tarde, Jennings y Harry Hay fueron expulsados ​​de ambos grupos por ser comunistas, pero esta revista continuó. En 1958, ONE, Inc. ganó una demanda contra la Oficina de Correos de EE. UU. Que afirmó que la empresa de revistas era obscena e inapropiada: se negaron a entregar las revistas. Estos primeros años de historia LGBT + que finalmente comenzaron a prosperar en la década de 1950 llegaron a su fin cuando la Asociación Estadounidense de Psiquiatría incluyó la homosexualidad como una forma de trastorno mental en el DSM (manuales de diagnóstico utilizados por los psiquiatras).

Al año siguiente, en 1953, el presidente Dwight Eisenhower firmó una orden ejecutiva que prohibía oficialmente a los homosexuales (o los culpables de «perversión sexual») trabajar en puestos federales. Esta prohibición continuó haciendo sufrir a la comunidad LGBT durante más de 20 años. En la década de los 60, el término transgénero se volvió más frecuente y las cirugías de reasignación de género comenzaron a probarse, pero a pesar de estos éxitos en la comunidad, a los hombres y mujeres homosexuales de Nueva York no se les permitía tomar alcohol en lugares públicos porque la reunión de homosexuales era un problema. considerado desordenado (History.com). Debido a que los negocios de bares pequeños estaban preocupados por ser cerrados por funcionarios del gobierno local, negaron el servicio a cualquier persona sospechosa de ser homosexual y, a menudo, los expulsaron de las instalaciones. Sin embargo, otros camareros servirían a los miembros LGBT, pero los obligarían a alejarse de los otros clientes para que no pudieran socializar.

Debido a que Stonewall atendía a muchos clientes homosexuales, las redadas policiales eran algo común, pero los gerentes generalmente sobornaban a los oficiales de policía con anticipación, para que el baile y las discotecas no se interrumpieron. Sin embargo, no hubo indicios de la noche de la redada que inició los disturbios de Stonewall. Antes de los disturbios de Stonewall, los miembros de la comunidad LGBTQ + se enfrentaron con la policía en Cooper’s Donuts y Black Cat Tavern en Los Ángeles, Compton’s Cafetería de San Francisco y en el restaurante Dewey’s en Filadelfia, entre otras escaramuzas. Organizaron piquetes en Washington para protestar por la exclusión de los homosexuales del servicio militar y se reunieron en Filadelfia cada año el 4 de julio para «recordatorios anuales» exigiendo protecciones legales. Mattachine-New York ayudó a poner fin a las políticas que permitían la captura policial. Pero continuaron las redadas policiales en bares y baños, y una serie de violentos ataques homofóbicos puso al límite a la comunidad LGBTQ. El martes 24 de junio, la policía allanó Stonewall, molestando a los clientes que estaban cansados ​​de ser acosados. Pero el inspector adjunto Seymour Pine, comandante de la brigada antivicio del Departamento de Policía de Nueva York, no retrocedió. Regresó el viernes siguiente con planes de destrozar el bar y abofetear a los dueños con suficientes infracciones para cerrarlo definitivamente. Casi de inmediato, la policía encontró resistencia, le dijo Pine a Carter. 

Poco después de la medianoche, Bryan dijo que caminaba por Christopher Street con un amigo cuando un joven llegó corriendo. 

«Están asaltando Stonewall», anunció.

Se unió a una multitud reunida al otro lado de la calle en una pequeña plaza. Mientras los oficiales luchaban con una «lesbiana marimacha» que se resistía al arresto, Bryan dijo que la multitud arrojó todo lo que pudieron tener en sus manos: monedas, ladrillos, botellas. La policía persiguió a los alborotadores por las calles de Greenwich Village mientras Bryan observaba una forma de «línea de coro» frente a los oficiales y comenzaba a gritar.

Carter y Marcus dijeron que las imágenes de la primera noche muestran un «arco iris de niños», aparentemente niños de la calle y jóvenes LGBTQ sin hogar, que probablemente fueron los principales instigadores ”(Información obtenida del entrevistado de CNN.com, Robert Bryan). Muchos rumores se extendieron a la mañana siguiente como la pólvora, unas 2.000 personas aparecieron en los disturbios el sábado siguiente. Los manifestantes portaban carteles que exigían justicia, mostraban públicamente afecto hacia el mismo sexo y cantaban frases esperando justicia. Desde el comienzo de la historia estadounidense, los ciudadanos LGBT + se han enfrentado al odio y la discriminación, o lo que se denominó anteriormente, homofobia.

Al final de las protestas y disturbios, 21 personas resultaron heridas. Tanto manifestantes como policías resultaron heridos, pero nació una chispa en nuestro país: el deseo por los derechos de los homosexuales. Semanas más tarde, más y más grupos realizaron protestas como la Gay Activist Alliance, la protesta dirigida por Mattachine New York y el Gay Liberation Front. Años después de las protestas, la gente de Nueva York decidió convertir en una tradición anual marchar entre Greenwich Village en memoria de los disturbios, llamándola la Marcha de Liberación de Christopher Street. Para muchas personas, fue después de esta marcha cuando los “pioneros gays” pudieron darse cuenta de lo que podría ser posible para la comunidad LGBT. 

Hay muchas formas de homofobia: internalizada, interpersonal e institucional. La homofobia internalizada es una forma consciente o subconsciente de homofobia que una persona LGBT + siente sobre su propia orientación sexual. La homofobia internalizada es un producto de los valores sociales de la sociedad (obtenidos de The Rainbow Resource Center, The Rainbow Project). En nuestra cultura a menudo discriminatoria, podemos aprender ideas negativas sobre la atracción por personas del mismo sexo. Como todos los demás, las personas LGBT + pueden sera creer que serinducidasno heterosexual es algomalo o inmoral, lo que puede llevar a sentimientos de odio y aversión hacia sí mismos. Algunas formas en las que se manifiesta la homofobia internalizada son: intentos de alterar su orientación sexual, negación de su orientación sexual hacia sí mismo, intentos de hacerse pasar por heterosexual por vergüenza personal, desprecio por miembros LGBT + más abiertos, negación de que la homofobia es un problema grave o vergüenza , depresión, enojo o amargura. 

La homofobia interpersonal es una aversión personal hacia la homosexualidad que puede ser tanto consciente como inconsciente. Estas actitudes pueden manifestarse en discriminación, comportamiento hostil, delitos de odio o microagresiones. Ejemplos de homofobia interpersonal son: un empleador que no contrata o promueve a una persona calificada únicamente debido a su sexualidad, el uso discriminatorio de insultos homofóbicos como f ** got y d * ke, hacer, reír, o no hablar en contra de chistes homofóbicos y acosar o agredir físicamente a alguien por ser LGBT +. La homofobia interpersonal también puede ser inconsciente y tomar forma en microagresiones. 

Ejemplos de cómo la homofobia interpersonal puede aparecer en la vida diaria de uno. (ARIANA GHALAMBOR/ multimedia de La Plaza)

La homofobia institucional es la práctica institucional incorporada de poner a las personas LGBT + en desventaja, según la Rainbow Resource Center. Incluye la discriminación por parte de sistemas como el gobierno, las empresas, los empleadores y los servicios públicos. Esto puede tomar la forma de políticas activas o leyes que excluyen / limitan sus derechos, el entorno físico, las normas culturales o reglas no escritas que se basan en la actitud y las acciones del personal hacia las personas LGBT +. Ejemplos de homofobia institucional incluyen (pero no se limitan a): en algunos hospitales, los cónyuges del mismo sexo pueden no ser reconocidos como familiares inmediatos debido a las políticas del hospital, las parejas del mismo sexo a veces tienen diferentes derechos legales para adoptar niños en comparación con las parejas heterosexuales, cuando las clases de educación sexual en las escuelas se enfocan en parejas heterosexuales como la única norma aceptada por todos los estudiantes, y cuando una empresa invita a un empleado y su esposo / esposa a un evento, excluyendo las relaciones entre personas del mismo sexo.

Los efectos nocivos de la homofobia pueden conducir a un aumento de los riesgos de salud física y mental entre las personas LGBT +, incluida una baja autoestima, depresión y comportamiento autodestructivo (es decir, abuso de sustancias y / o comportamiento sexual inseguro y de riesgo). En un estudio realizado por Stonewall UK, el 52% de las personas LGBT han experimentado algún tipo de depresión en el último año. El 13% de las personas LGBT de 18 a 24 años dijeron que habían intentado quitarse la vida en el último año. El 14% de las personas LGBT ha evitado el tratamiento de salud por temor a la discriminación y los prejuicios. 

Terapia de conversión. Según el Proyecto Trevor, la terapia de conversión es cualquiera de varias prácticas peligrosas y desacreditadas destinadas a cambiar la orientación sexual o la identidad de género de un individuo. Los terapeutas de conversión utilizan una variedad de estímulos vergonzosos, emocionalmente traumáticos o físicamente dolorosos para hacer que sus víctimas asocien esos estímulos con sus identidades. Según estudios del UCLA Williams Institute, más de 700.000 personas LGBTQ + han sido sometidas a los horrores de la terapia de conversión, y se estima que 80.000 jóvenes LGBTQ + la experimentarán en los próximos años, a menudo ante la insistencia de padres o padres bien intencionados pero mal informados o cuidadores.

La terapia de conversión ha sido durante años una de las principales causas de homofobia internalizada. Hace que las personas LGBT + se sientan culpables, avergonzadas y disgustadas de sí mismas. Terapia de conversión se basa en la falsa idea de que ser LGBTQ + es una enfermedad mental que debe ser curada, a pesartodas las asociaciones médicas de los del acuerdo que LGBTQ + identidades son una variante normal de la naturaleza humana. De hecho, la Asociación Estadounidense de Psiquiatría determinó que la homosexualidad no era una enfermedad mental en 1973. Además de su base defectuosa, ningún estudio científico creíble ha apoyado las afirmaciones de los terapeutas de conversión de cambiar realmente la orientación sexual de una persona.

Por el contrario, un2007 informe de de un grupo de trabajo de la Asociación Estadounidense de Psicología encontró que «los resultados de una investigación científicamente válida indican que es poco probable que las personas puedan reducir la atracción hacia el mismo sexo o aumentar la atracción hacia otros sexos mediante [el cambio de orientación sexual esfuerzos] «. De hecho, el Dr. Robert Spitzer, cuya investigación se había utilizado incorrectamente anteriormente para apoyar la terapia de conversión, se ha retractado de sus afirmaciones originales, afirmando que los datos sobre la terapia de conversión se han malinterpretado y que no hay evidencia concluyente de su efectividad.

Los riesgos de la terapia de conversión van mucho más allá de su ineficacia y el tiempo y dinero desperdiciados en tratamientos que no funcionan. La Asociación Estadounidense de Psiquiatría ha aclarado que «los riesgos potenciales de la terapia reparativa son grandes, incluida la depresión, la ansiedad y el comportamiento autodestructivo, ya que la alineación del terapeuta con los prejuicios sociales contra la homosexualidad puede reforzar el odio a sí mismo ya experimentado por el paciente». La Organización Panamericana de la Salud, una oficina regional de la Organización Mundial de la Salud, concluyó que la terapia de conversión “carece de justificación médica y representa una seria amenaza para la salud y el bienestar de las personas afectadas”. La terapia de conversión amplifica la vergüenza y el estigma que ya experimentan muchas personas jóvenes LGBTQ +. Los padres que envían a sus hijos a la terapia de conversión inculcan sentimientos de rechazo y decepción familiar. Corren el riesgo de fracturar seriamente la relación con su hijo.

En un estudio realizado por la Universidad Estatal de San Francisco, los jóvenes lesbianas, gays y bisexuales que fueron rechazados por sus familias y cuidadores debido a su identidad tenían casi seis veces más probabilidades de reportar altos niveles de depresión y más de ocho veces más probabilidades de haber intentado suicidio en comparación con los jóvenes de aceptar y afirmar a las familias y los cuidadores. Pocas prácticas dañan más a los jóvenes LGBTQ + que los intentos de cambiar su orientación sexual o identidad de género. Todos los niños merecen un clima en el que sean amados y acogidos.

Todavía hay más de qué hablar sobre la homofobia en nuestra sociedad actual y muchas personas han sufrido discriminación basada en su orientación sexual durante siglos. Estados Unidos, como país, ahora está comenzando a profundizar en esos temas y a explicar nuestra trágica historia LGBT + que nos avergüenza como nación. La verdad es que es posible que la homofobia nunca se resuelva en nuestra vida, pero seguramente debe abordarse, discutirse y hablarse de ella. En resumen, esta lección, gaysicamente, ¡la homofobia apesta! Y puedes combatirlo. Así es como:

Explore e identifique sus propios prejuicios, juicios, estereotipos y actitudes y / o creencias homofóbicas.

Asegúrese de decirles a sus amigos, familiares e hijos que los ama sin importar su orientación sexual.

Escuche sin juzgar. No hagas suposiciones demás y recursos.

Infórmese más sobre este tema. ¡Haga preguntas, lea un libro, vea una película, visite un sitio web, comuníquese con los centros de recursos LGBTQIA + y mucho más!

Utilice un lenguaje inclusivo. «¿Tiene una pareja?» en lugar de novio/novia.

¡No temas desafiar bromas, estereotipos, comportamientos o diálogos discriminatorios! Tu voz puede marcar la diferencia. No hablar en contra de la homofobia es parte de por qué la homofobia sigue siendo tan frecuente en la sociedad actual. 

Column: Activism with Ari – Gaysically, homophobia sucks!

By ARIANA GHALAMBOR

Homophobia? Isn’t that, like, when people hate gays? It’s 2020: why is it still prevalent? Let’s talk about it. 

Homophobia is the irrational fear of, hatred of, aversion to, or discrimination against homosexual people or perceived behavior. There are multiple types of homophobia: internalized, interpersonal, and institutional. Sometimes homophobia isn’t identifiable and can happen in many different ways. According to DoSomething, Stonewall UK,  60% of American LGBT+ students report feeling unsafe at school because of their sexuality. In the U.K., only 46% of LGBT+ people feel that they are able to be transparent about their sexual orientation to their families. 29% of the entire world’s population believes that people in same-sex relationships should be charged as criminals. In more than half of the countries around the world, LGBTQIA+ people may or may not be protected from discrimination by workplace law. In 8 countries there is evidence of sentencing the death penalty based on homosexuality being legal. 72 countries around the world still criminalize homosexuality and same-sex relationships. Let that sink in.          

Although America more recently legalized gay marriage, this does not mean our citizens are free from threats, discrimination, bias, or hatred. All people were not created equal. In a country built on liberty and freedom, how can this be? According to History.com, one of the earliest said liberation acts advocating for LGBT+ rights was founded by a German immigrant named Henry Gerber in Chicago 1924. It was the Society for Human Rights, the first documented gay-rights organization in the United States. During Gerber’s service to the U.S. Army, he was inspired to create his organization by the Scientific-Humanitarian Committee, which was a homosexual emancipation group in Germany. His small group achieved small accomplishments such as publishing in the local newspaper (the country’s first gay-interest newsletter), but unfortunately, police raids caused the group to disband the following year.

The Homophile years. In 1950, Harry Hay founded the Mattachine Foundation, one of the nation’s first gay-rights group. This is when the Los Angeles organization came up with the term homophile, which was used to describe homosexuality in a less formal and clinical way that focused on sexuality rather than attraction. This group started out small, but over time their discussions and activism liberated and empowered many men of this group and began to flourish until a founding member named Dale Jennings was arrested for solicitation and then later set free. Later, Jennings found another group called ONE, Inc., which welcomed women as well. This group was the first to publish a pro-gay magazine. Years later, Jennings and Harry Hay were kicked out of both said groups for being communists, but this magazine continued. In 1958, ONE, Inc. won a lawsuit against the U.S. Post Office who claimed that the magazine company was obscene and inappropriate- they refused to deliver the magazines. These early years of LGBT+ history finally beginning to thrive in the 1950s came to an end when the American Psychiatric Association listed homosexuality as a form of a mental disorder in the D.S.M (diagnostic manuals used by psychiatrists). 

The following year, in 1953, President Dwight Eisenhower signed an executive order that officially banned gay people (or those guilty of “sexual perversion”) from working in federal jobs. This ban continued to make the LGBT community suffer for over 20 years. In the ‘60s the term transgender became more prevalent and gender reassignment surgeries started to be trialed, but despite these successes to the community, gay men and women of New York were not allowed to be served alcohol in public places because the gathering of homosexuals was considered to be disorderly (History.com). Because small-bar businesses worried about being shut down by local government officials, they denied service to any individuals that were suspected of being gay and often kicked them out of the facility. However, other bartenders would serve to LGBT members, but force them to turn away from the other customers so they could not socialize. 

The Stonewall Inn. In 1969, one of the most well-known gay rights movements happened that has shaped American LGBT history and culture for many years to come: The Stonewall Riots. The gay club, Stonewall Inn was located in Manhattan’s Greenwich Village. Despite progressive winds sweeping the nation, New York was known for its strict enforcement of anti-homosexual laws that made it risky for gay people to congregate in public, let alone at a bar. The Mafia decided to take things into their own hands by operating this private club. C.N.N. reports, “Robert Bryan moved to New York in 1968 for the «dancing and cute boys» at Stonewall. He says most of the clientele was like him: gay, white, and cisgender”. 

Because Stonewall served many gay customers, police raids were a common occurrence, but the managers usually bribed the police officers in advance, so the dancing and clubbing wouldn’t be disrupted. However, there was no tipping off the night of the raid that launched the Stonewall Riots. Before the Stonewall riots, members of the LGBTQ+ community clashed with police at Cooper’s Donuts and the Black Cat Tavern in Los Angeles, San Francisco’s Compton’s Cafeteria, and at Dewey’s restaurant in Philadelphia, among other skirmishes. They staged pickets in Washington to protest the exclusion of homosexuals from military service and gathered in Philadelphia each year on July 4 for «annual reminders» demanding legal protections. Mattachine-New York helped end policies permitting police entrapment. But police raids of bars and bathhouses continued, and a spate of violent homophobic attacks put the LGBTQ community on edge. On Tuesday, June 24, police raided the Stonewall, rankling patrons who were tired of being harassed. But Deputy Inspector Seymour Pine, commander of the New York Police Department’s vice squad, would not back down. He returned the following Friday with plans to tear up the bar and slap the owners with enough infractions to shut it down for good. Almost immediately, police encountered resistance, Pine later told Carter. 

Shortly after midnight, Bryan said he was walking down Christopher Street with a friend when a young man came running. 

«They’re raiding the Stonewall,» he announced.

He joined a crowd gathering across the street in a small plaza. As officers wrestled with a «butch lesbian» who was resisting arrest, Bryan said the crowd threw anything they could get their hands on — coins, bricks, bottles. Police chased rioters through Greenwich Village’s streets while Bryan observed a «chorus line» form in front of officers and start chanting.

Carter and Marcus said pictures from the first night show a «rainbow of kids,» seemingly street kids and homeless LGBTQ youth, who were likely the main instigators” (Information sourced from CNN.com’s interviewee, Robert Bryan). Many rumors spread the next morning like wildfire, about 2,000 people appeared at the riots by the following Saturday. The protesters were holding signs demanding justice, publicly displaying same-sex affection, and chanting phrases hoping for justice. From the very beginning of American history, LGBT+ citizens have faced hatred and discrimination, or what was labeled earlier, homophobia.

By the end of the protests and riots, 21 people were injured. Both protesters and policemen were injured, but a spark was born in our country: the desire for gay rights. Weeks later, more and more groups were holding protests such as the Gay Activist Alliance, Mattachine New York-led protest, and the Gay Liberation Front. Years following the protests, the people of New York decided to make it an annual tradition to march among Greenwich Village in memory of the riots, calling it the Christopher Street Liberation March. To many people, it was after this march that “gay-pioneers” were able to realize what might be possible for the LGBT community. 

There are many forms of homophobia: internalized, interpersonal, and institutional. Internalized homophobia is a conscious or subconscious form of homophobia that an LGBT+ person feels about their own sexual orientation. Internalized homophobia is a product of society’s social values (sourced from The Rainbow Resource Centre, The Rainbow Project). In our often discriminatory culture, we may learn negative ideas about same-sex attraction. Like everyone else, LGBT+ people may be led into believing that being non-heterosexual is somehow bad or immoral which can lead to feelings of self-hatred and self-disgust. Some ways internalized homophobia manifests itself are: attempts to alter your sexual orientation, denial of your sexual orientation to yourself, attempts to pass as heterosexual out of personal shame, contempt for more open LGBT+ members, denial that homophobia is a serious problem, or shame, depression, anger, or bitterness. 

Interpersonal homophobia is a personal aversion towards homosexuality which may be both conscious or unconscious. These attitudes may be manifested in discrimination, hostile behavior, hate crimes, or microaggressions. Examples of interpersonal homophobia are: an employer not hiring or promoting a qualified individual solely due to their sexuality, the discriminatory use of homophobic slurs such as f**got and d*ke, making, laughing at, or not speaking up against homophobic jokes, and physically harassing or assaulting someone for being LGBT+. Interpersonal homophobia can be unconscious as well and take form in microaggressions.

Examples of how interpersonal homophobia may appear in one’s daily life. (ARIANA GHALAMBOR/ La Plaza multimedia)

Institutional homophobia is the built-in institutional practice of putting LGBT+ folks at a disadvantage, according to the Rainbow Resource Centre. It includes discrimination by systems such as government, businesses, employers, and public services. This can take the form of active policies or laws that exclude/limit their rights, the physical environment, cultural norms, or unwritten rules that are based on the attitude and actions towards LGBT+ people by staff. Examples of institutional homophobia include (but are not limited to): in some hospitals, same-sex spouses may not be recognized as immediate family due to hospital policies, same-sex couples sometimes having different legal rights in adopting children compared to heterosexual couples, when sexual education classes in schools focus on straight couples as the only accepted norm for all students, and when a company invites an employee and their husband/wife to an event, excluding same-sex relationships.

The harmful effects of homophobia may lead to increased mental and physical health risks amongst LGBT+ individuals including lower self-esteem, depression, and self-destructive behavior (i.e. substance abuse, and/or unsafe and risky sexual behavior). In a study done by Stonewall U.K., 52% of LGBT people have experienced some form of depression in the last year. 13% of LGBT people ages 18-24 said they have attempted to take their own lives in the last year. 14% of LGBT people have avoided health treatment out of fear of discrimination and bias.

Conversion Therapy. According to the Trevor Project, conversion therapy is any of several dangerous and discredited practices aimed at changing an individual’s sexual orientation or gender identity. Conversion therapists use a variety of shaming, emotionally traumatic, or physically painful stimuli to make their victims associate those stimuli with their identities. According to studies by the UCLA Williams Institute, more than 700,000 LGBTQ+ people have been subjected to the horrors of conversion therapy, and an estimated 80,000 LGBTQ+ youth will experience it in the coming years, often at the insistence of well-intentioned but misinformed parents or caretakers. 

Conversion therapy for years has been one of the leading causes of internalized homophobia. It leads to LGBT+ individuals feeling guilty, ashamed, and disgusted of themselves. Conversion therapy is built on the false notion that being LGBTQ+ is a mental illness that should be cured, despite all major medical associations’ agreement that LGBTQ+ identities are a normal variant of human nature. In fact, the American Psychiatric Association determined that homosexuality was not a mental illness in 1973. In addition to its flawed foundation, no credible scientific study has ever supported the claims of conversion therapists to actually change a person’s sexual orientation. 

On the contrary, a 2007 report by an American Psychological Association task force found that “results of scientifically valid research indicate that it is unlikely that individuals will be able to reduce same-sex attractions or increase other-sex sexual attractions through [sexual orientation change efforts].” In fact, Dr. Robert Spitzer, whose research had previously been misused to support conversion therapy, has retracted his original claims, stating that data regarding conversion therapy had been misinterpreted and that there is no conclusive evidence for its effectiveness. 

The risks of conversion therapy extend far beyond its ineffectiveness, and the time and money wasted on treatments that don’t work. The American Psychiatric Association has clarified that “the potential risks of reparative therapy are great, including depression, anxiety, and self-destructive behavior, since therapist alignment with societal prejudices against homosexuality may reinforce self-hatred already experienced by the patient.” The Pan American Health Organization, a regional office of the World Health Organization, concluded that conversion therapy “lack[s] medical justification and represent[s] a serious threat to the health and well-being of affected people.” Conversion therapy amplifies the shame and stigma so many young LGBTQ+ people already experience. Parents who send their child to conversion therapy instill feelings of family rejection and disappointment. They risk seriously fracturing their relationship with their child.

 In a study by San Francisco State University, lesbian, gay, and bisexual youth who were rejected by their families and caregivers due to their identities were nearly six times more likely to report high levels of depression and more than eight times more likely to have attempted suicide when compared to youth from accepting and affirming families and caregivers. Few practices hurt LGBTQ+ youth more than attempts to change their sexual orientation or gender identity. All children deserve a climate in which they are loved and embraced. 

There is still more to discuss homophobia in our society today and many individuals have been suffering from discrimination based on their sexual orientation for centuries. America, as a country, is now beginning to delve into such topics and explain our tragic LGBT+ history that shames us as a nation. The truth is, homophobia may never be solved in our lifetimes, but it surely needs to be addressed, discussed, and talked about. In short of this lesson, gaysically, homophobia sucks! And you can fight it. Here’s how:

Explore and identify your own biases, judgment, stereotypes, and homophobic attitudes and/or beliefs.

Make sure to tell your friends, family, and children that you love them no matter what their sexual orientation is.

Listen without judgment. Don’t make assumptions. Be supportive of others and provide them with resources.

Educate yourself more on this topic. Ask questions, read a book, watch a film, visit a website, contact LGBTQIA+ resource centers, and many more!

Use inclusive language. “Do you have a partner/significant other?” instead of boyfriend/girlfriend.

Don’t be afraid to challenge discriminatory jokes, stereotypes, behaviors, or dialogues! Your voice might make all the difference. Not speaking out against homophobia is part of why homophobia is still so prevalent in today’s society. 

Las Locuras de Películas de Mia: Las películas románticas para adolescentes ‘viejas’ son más entretenidas que las del día de hoy

Columna de Editor: Las Locuras de Películas de Mia

Mia es la editora de noticias de La Plaza Press.

Por MIA ARANDA

La columna del editor: Las Locuras de Películas de Mia

Palomitas mantecosas. Dulces sabrosos. Asientos cómodos. Películas entretenidas. Estas son todas las palabras que vienen a mi mente cuando pienso en los mejores momentos de mi niñez: el amado cine.

Toda mi vida me ha gustado ir al cine con mi papá, que también iba mucho de pequeño. Él siempre me llevaba a ver la película más nueva, y antes de irnos al cine, nos íbamos a la gasolinera a comprar más dulce de lo que era necesario solo porque el dulce en el cine era muy caro.

Un ejemplo perfecto para mostrar el amor que tiene mi familia hacia las películas debe ser esa vez que me llevaron a ver “Los Muppets” la noche que salió en los cines. El día siguiente yo tenía que ir a la escuela y la película empezó cerca de la media noche. Yo era una de los niños más jóvenes que iba a ver las películas la noche que salían, lo que realmente demuestra la insistencia de mi familia de ver las películas la noche que salen.

Después de ver todo de acción a comedia a drama, yo he decidido que mis películas favoritas son las películas románticas para adolescentes ‘viejas.’ Con ‘viejas,’ yo quiero decir antes de los 2000.

Yo considero las películas viejitas romanticas mejores que las de hoy en día más que todo por que el avance de la tecnología ha reducido la interacción entre usted y sus queridos en la escuela. 

En aquellos días, los adolescentes tuvieron que caminar hacia un querido para acercarse a él o ella. El día de hoy, los adolescentes pueden interactuar con su querido en las redes sociales y a través de mensajes de texto. Enviar mensajes de texto a su querido le permite revisar y editar sus palabras nerviosas antes de hacer clic en enviar y puede ser apreciado más adelante para observar sus conversaciones pasadas que lo hicieron sentir encantado. Sin embargo, hay más posibilidades de que los tonos se comuniquen incorrectamente a través del texto, lo que puede transmitir involuntariamente el mensaje incorrecto.

La comunicación cara a cara no se valora hoy tanto como en aquellos días cuando era una de las únicas opciones de comunicación. Si habla más con su querido en persona, podrá observar las pequeñas pistas que revelan cómo por ejemplo, lo que se sienten realmente sobre usted, como si permanecen en contacto visual con usted o no. Más adelante en la vida, cuando usted instala con su ser querido, usted recordará esos momentos en los que interactuó con su enamorado y, con suerte, apreciará sus esfuerzos para acercarte a él o ella.

Heath Ledger y Julia Stiles en la pelicula de 1999, «10 Things I Hate About You.» (MIA ARANDA/ La Plaza Foto)

Los gestos románticos eran mucho más atractivos y entretenidos cuando los adolescentes realmente mostraban su amor a su querido, como Heath Ledger cantando «Can’t Take My Eyes Off You» de Frankie Valli a Julia Stiles en el estadio de la escuela en la icónica película para adolescentes de Gil Junger «10 cosas que odio de ti.» Estas películas enseñan a las personas a ser más románticas y, en general, lo ponen a uno de buen humor, incluso si usted es una persona soltera como yo.

No me malinterpreten, a mí aún me gustan las películas romanticas de hoy en día, como “To All the Boys I’ve Loved Before” y “Tall Girl.” Noah Centineo nunca falla sorprenderme con sus películas, pero simplemente me emociono más viendo las películas viejas. Escenas como la de John Cusack cantando la canción de Peter Gabriel “In Your Eye” para declararle su amor a Ione Skye en “Say Anything,» o Patrick Swayze levantando a Jennifer Grey en “Dirty Dancing” me hace llorar con mucha afección que nunca podrá compararse a las películas de hoy, en mi opinión.

Pensar en cómo nuestra sociedad el día de hoy ya está acostumbrada a usar sus teléfonos a diario, más que solo por una simple comunicación, me hace perder la esperanza en la química de los amantes en películas como «Pretty in Pink» y «Titanic».

Si usted está interesado en ver una de las adoradas películas románticas para adolescentes que adoro con todo mi corazón, entonces considera las siguientes películas: «10 cosas que odio de ti», «No puedo comprarme amor», «Pretty in Pink» y «Grease.»

Imagen promovida: (MIA ARANDA/La Plaza photo)

Read this article in English here: https://laplaza.press/2019/11/08/mias-movie-madness-old-teen-romantic-films-are-more-entertaining-than-todays/