Noticias/ News

Nuestra mujer en llamas: Tragedias esparcidas por todo el mundo

Por CHRISTINA ANDRONESCU

Por suerte para la industria de turismo, el paisaje nunca perdería su encanto. El instante cuando ves por primera vez al Catedral de Notre Dame, el Gran Pirámide de Guiza, el gran horizonte de la ciudad de Nueva York, la Mona Lisa, o las auroras boreales, siempre habrá un momento en la cual usted verá una claridad adonde simplemente usted existe y todo lo que se imaginaba que fuera. Seguramente usted va sentirse decepcionado porque no todos los monumentos están a la altura uno piensa, pero esos pilares de patrimonio posean una calidad intemporal que cuando se rompe la fachada, deshace nuestro miedo de impermanencia.

El 15 de Abril, la fachada de la Catedral de Notre Dame en París fue destrozada cuando un fuego consumió la iglesia de 850 años. Antes de que el fuego se aclaró, donaciones para el “Corazón de París” entraron del mundo entero. Casi un billón de dólares fue recaudado por corporaciones internacionales, multimillonarios altruistas, y las familias más ricas de Francia. Todos tratando de excederse en sus contribuciones, encendiendo resentimiento y protesta del movimiento populista Yellow Vest de Francia.

nytimes.com

El debate nacional sobre el movimiento del Yellow Vest, que se extendió como una chispa en un ático de madera, consumió a París, ya que las revueltas del otoño pasado por el aumento de los precios del gas se han transformado en una más protesta colectiva amplia de ciudadanos franceses por el deterioro de los niveles de vida. El 20 de abril marcó la vigésima tercera manifestación del movimiento, en la que cientos fueron arrestados y decenas resultaron heridos cuando más de 9,000 manifestantes se reunieron en la capital francesa, según el Ministerio del Interior francés. Entre los disidentes, Ingrid Levavasseur, una líder informal de los Yellow Vest, postula que la “ira creciente” es alimentada por “la inercia de las grandes corporaciones sobre la miseria social, mientras que están demostrando que son capaces de movilizar una gran cantidad de masa durante la noche para Notre Dame.” Philippe Martínez, jefe del sindicato de trabajadores de la CGT (por sus siglas en inglés) de Francia, argumenta de manera similar que “si pueden dar decenas de millones para reconstruir Notre Dame, entonces deberían dejar de decirnos que no hay dinero para contrarrestar la desigualdad social “. Evidentemente, tras el trágico incendio de Notre Dame, ha nacido otra tormenta de fuego, aunque esta se extiende mucho más allá de los muros de piedra de la catedral. El fuego destructivo de Francia ha hecho que el interés fugaz del mundo o la ignorancia absoluta hacia desastres similares se encuentre en un alivio agudo y poco halagador. Donde Notre Dame recibió casi $ 1 billón en donaciones de personalidades como Gucci, Louis Vuitton, Balenciaga, Chanel y Apple, el Museo Nacional de Brasil incinerado irremisiblemente recibió meras migajas en comparación. A principios de septiembre, un incendio catastrófico arrasó el edificio de 200 años de antigüedad y su colección de 20 millones de artefactos; el instituto de Río de Janeiro perdió hasta el 90 por ciento de sus colecciones invaluables, aunque el presidente Michel Temer describió las pérdidas como “incalculables para Brasil”. Desde abril, aproximadamente se han recaudado $280,000 para la reconstrucción del mayor museo de historia natural de América. El director del museo nacional, Alexander Kellner, comentó lo siguiente después del incendio de Notre Dame: “Estamos muy contentos por la reacción extremadamente positiva de la sociedad francesa y esperamos que, a raíz de este ejemplo, las empresas y millonarios brasileños comiencen a enviar” sus donaciones … Con un millón de reales ($ 255,000) más, podemos resolver muchos problemas, nos ayudaría a respirar, porque por ahora es la respiración artificial.” Esta petición desesperada por solo una fracción de la ayuda dirigida a Francia revela la sorprendente disparidad en que los ricos y poderosos del mundo extienden su generosidad. Cuando se quema un ícono de la civilización occidental, se escriben los cheques del millón de dólares; pero cuando tragedia en otro lugar, ocurre una donde los turistas no acuden por millones cada año, los cheques y promesas de ayuda desaparecen de manera extraña.

nbcnews.com

Sobre el tema de las promesas de ayuda, el incendio de Notre Dame provocó una respuesta inmediata del presidente Trump, quien ofreció “asistencia para la rehabilitación de este símbolo insustituible de la civilización occidental” e incluso llamó a la línea directa del Vaticano al propio Papa para discutir tales arreglos. Sin embargo, esta rápida llamada a la acción ha inspirado indignación hacia el presidente de “America First” y su administración,especialmente considerando la actual crisis humanitaria en Puerto Rico, la continua falta de agua potable en Flint y el reciente incendio de tres africanos. Iglesias americanas en Louisiana.

El huracán María, una tormenta de categoría 4 que mató a casi 3,000 personas y dejó a los 3.4 millones de residentes sin poder y miles de personas sin hogar, tocó tierra el 20 de septiembre del 2017; Más de un año después, decenas de miles de puertorriqueños aún viven bajo lonas diseñadas como viviendas temporales como resultado de que la administración actual se esfuerza por brindar un servicio integral de alivio de desastres.

Flint, Michigan, caracterizada por una comunidad mayoritariamente afroamericana, se ha visto afectada por el alto nivel de agua potable durante los últimos cinco años, a pesar de los esfuerzos continuos para buscar ayuda y ayuda integral de una administración distante.

En Luisiana, tres iglesias bautistas que sirven predominantemente a congregaciones afroamericanas se quemaron en un caso atroz de delitos de incendio y de odio. Mientras que el presidente Trump y el vicepresidente Pence ofrecieron con entusiasmo sus pensamientos y oraciones a Notre Dame, ninguno de los dos se dirigió a las tres iglesias estadounidenses maliciosamente incineradas a pesar de que ambas tragedias se desarrollaron simultáneamente. Fueron los esfuerzos de las redes sociales los que recaudaron $ 1 millón para las tres iglesias devastadas dirigiendo al público hacia la página de GoFundMe creada para la causa.
Pero, ¿qué significa todo esto al final? Lógicamente, tiene sentido que una instalación tan visitada y mundialmente conocida como la Catedral de Notre Dame atraiga más atención en caso de que desastre, ocurra pero esto no justifica la apatía o la negligencia hacia las tragedias “menores” que pasan menos tiempo en las noticias ciclo o en la conciencia de la audiencia mundial. Una vez que el humo se aclara y las lágrimas se secan, es un deber no solo de los que están en el poder, sino también de los individuos comunes dotados con el poder de una voz, rechazar la llama devoradora de la indiferencia y la injusticia.

Read this article in English here: https://laplaza.press/2019/06/01/our-lady-in-flames-tragedies-spread-all-across-the-globe/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: